Miedos

Los 5 miedos de los propietarios a la hora de vender

El sector inmobiliario se está animando tras cerrar el año pasado con un incremento de las compraventas del 14,6%, con el mayor número total de ventas realizadas desde 2008 hasta los 552.000 pisos vendidos. Sin embago, las dudas y miedos siempre acechan a los propietarios que quieren vender.

1. Vender a un precio muy bajo

Así como los compradores temen pagar un precio más alto que el que determina el mercado, el miedo de los vendedores es darse cuenta, después de haber realizado la operación, de que podrían haber obtenido un precio más alto al de la oferta aceptada. Esa sensación se incrementa cuando la venta se realiza rápidamente, a los pocos días de haberse publicado.

2. ¿Cómo va a reaccionar el mercado?

Los temores del propietario se incrementan en el momento de lanzar la propiedad al mercado, la incertidumbre reside en cómo va a reaccionar la demanda a esa oferta concreta.

¿Qué pasa si después de poner a la venta la vivienda, nadie pregunta por ella? ¿Y si no se valoran las características del inmueble? ¿Y si no se tienen en cuenta las reformas y mejoras que tanto han costado realizar?

Estas son las dudas y preguntas que surgen en todos los propietarios tras colgar el cartel de «se vende».

3. El comprador no sigue adelante

Una vez que se recibe una oferta que el propietario acepta, el proceso de compraventa continúa pero en algunas ocasiones surgen cuestiones que paralizan al comprador, situaciones como la pérdida de trabajo, problemas financieros, trabas en la financiación, etc.

En la mayoría de los casos, los vendedores están preparados para seguir adelante con sus propios planes, como es el de mudarse a una nueva vivienda que ya han elegido.

4. Problemas en la inspección de la vivienda

En cada visita, una persona meticulosa puede encontrar fallos en la propiedad, que ni siquiera el propietario había reconocido previamente. Si además añadimos que es necesario un certificado de eficiencia energética para la venta de la vivienda, se incrementa el miedo a que se encuentren deficiencias en las ventanas, calefacción o aislamientos.

5. Muchas visitas, pocas o ninguna oferta

Es habitual que el propietario pregunte por el número de visitas necesarias, para lograr una oferta aceptable o qué sucede si nadie se ofrece a comprarla a un precio aceptable. «Aún se ponen más nerviosos si las únicas ofertas que reciben son por importes muy bajos de lo ofertado. Pese a que se haya preparado previamente la vivienda para las visitas y el precio sea adecuado, puede ocurrir que la competencia de oferta similar en la zona, atraiga a pocos compradores»

Vender lo puede hacer cualquiera, vender bien ya es otra cuestión.

«El propietario debe contar con el asesoramiento profesional y personalizado de un agente inmobiliario que le ayudará a reducir o quitar el stress de la venta y a estar más seguro de sus decisiones».

Por eso en inmodoval te animamos a que te pongas en contacto con nosotros, y te asesoraremos de la mejor forma a la hora de vender tu vivienda.

Contacto

 

Añadir Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.