Antonio Palacios Ramilo arquitecto y genio urbano

19/10/2020

Es inverosímil recorrer el casco urbano de Porriño sin tener presente al gran arquitecto Antonio Palacios Ramilo nacido en la Villa en 1874 y fallecido en Madrid en 1945, puesto que ha dejado importantes obras aún presentes  en la ciudad.

O Porriño

Además  de conocida como la Villa del Louro (por ser el río que la acompaña de Norte a Sur), fue cuna de este arquitecto siendo el pequeño de siete hermanos, cuyo padre era natural de Madrid y su madre Jesusa Ramilo de Porriño, cuya comunidad poseía canteras de piedra en Atios y Budiño.
En 1892 inicia estudios de ingeniería en Madrid que seguiría con los de construcción consiguiendo el título en 1900.
En sus comienzos colabora en proyectos con su profesor Ricardo Velázquez Bosco y pronto comienza trabajos al costado de los hermanos Otamendi entre los que destacan sus trabajos en los accesos al Metro de Madrid y en numerosos edificios de la ciudad que quería alcanzar un aspecto modernista como por ejemplo el Palacio de Comunicaciones, el Hospital de Jornaleros de Maudes y la Casa de las Cariátides, hoy Instituto Cervantes. A partir de 1917 comienza a trabajar en solitario.

Aunque fijó su residencia en la capital española, nunca se olvidó de su Galicia natal donde su obra siempre ha estado latente; además haría proyectos en otras ciudades españolas pero de pequeña envergadura, alcanzando el punto clave de su carrera entre los abriles 1910 y 1926.
Su estilo arquitectónico siempre estuvo en constante transformación y la piedra como sujeto principal.


Principales obras

El Casino de Madrid, Puente de María Cristina en San Sebastián, Casa Palacio de Palazuelo, el Gran Hotel Centro médico en Mondariz, Centro médico de Fuenfría en Guadarrama, ​la Central Eléctrica del Tambre en Noia, el Teatro Rosalía de Castro en Vigo, Círculo de Bellas Artes en Madrid, Templo Votivo del Mar de Panxón… y un montón de ellas más que están recogidas a modo de breviario en este enlace de Wikipedia.
Fallece en 1945 en su casa de El Plantío (Madrid) y sus restos permanecen en el Cementerio de Porriño desde 1976, dejando parte de su obra inacabada como el Hostal del Peregrino y la Iglesia de Margen Cruz en Carballino.

Obras en Porriño

En su Porriño originario podemos contemplar parte de su obra como la Fuente del Cristo, la Botica Nova, parte del templete del Patrón de Madrid de la Red de San Luis y el edificio del Concejo.
Nos dirigimos a la Plaza del Cristo como punto biológico en la que vemos muestras del arquitecto por todas partes. La Capilla del Cristo de 1901 construida por donación de la clan Ramilo (parte materna del arquitecto); la fuente del Cristo, obra suya de 1905 en honor a un antiguo crucero emplazado en el mismo división. En su parte adhesión se erige una columna de corte clásico rematada con un capitel de escenografía vegetal sobre la que se levanta una estatua obra del preceptor Cerviño.

Al flanco de la capilla está la Botica Nova, edificio de 1912 que diseñaría como apoteca y vivienda de su hermano José Palacios en un pequeño solar y adaptándose una vez más a las exigencias del dominio. A día de hoy, todavía funciona en el bajo una apoteca.

Pero sin duda la gran obra del arquitecto es el edificio de la Casa Consistorial, construido entre 1919 y 1924. Antonio Palacios quiso regalar a su ciudad originario los planos de un edificio inspirándose en la catedral de Tuy en los que utilizaría materiales locales como es el piedra, el conocido “piedra de Porriño”, y por otra parte dedicado a su hermana.

Aprovechando el pequeño solar en el que se ubica, parece un pequeño palacio en medio de la ciudad, de ello que además sea conocido como Pazo do Concello, con arcos en el pórtico de entrada en consonancia al resto de edificios de la calle, con una gran torre rematada en almenas y jugando con distintas paraíso

En el año 1976 un incendio causaría daños importantes en el edificio, restaurándose en 1980 con una ampliación y remodelación de la plaza donde se encuentra.

A pesar de que la patrona de Porriño es la Casto Inmaculada, es sin duda el Cristo de la Sufrimiento el que ha despertado desde siempre gran devoción en el municipio, remontándose su procesión y festejos al siglo XVIII, cuando se organizaba una especie de cofradía para atender a los enfermos graves.

Las fiestas grandes de Porriño son sin duda las Festas do Cristo, que durante la segunda quincena del mes de septiembre, cada año, múltiples actividades lúdicas y festejos inundan la ciudad. El punto clave lo pone la Procesión del Cristo que desde su iglesia en la Plaza del Cristo, recorre las calles peatonales de Ramón González y Manuel Rodriguez  para venir a la iglesia Santa María de la Concepción donde se celebra una ofrenda solemne, tras la cual, regresa de nuevo a su punto de partida acompañado por bandas de música, gaitas y multitud de fieles.

A estas fiestas acudía Palacios con frecuencia hasta el fallecimiento de su hermana en 1934, dejando constancia en varios escritos recogidos por el historiador Iglesias Veiga en los que hacía específico mención a la fiesta de la intriga que organizaba su hermano Pepe Palacios.

Otro pedazo de historia ligada al arquitecto la tenemos en los Jardines de la Avda. Domingo Bueno conocidos como Parque Pueril. Aquí se encuentra una boca del metropolitano de Madrid, el templete que sirvió de entrada a la temporada de metropolitano de la Red de San Luis (hoy Gran Vía), durante más de cincuenta abriles.
Miles de pasajeros diarios pasaban a su interior en el que se ubicaba un montacargas y unas escaleras con una gran marquesina a modo de visera, en forja acristalada para protegerlos de la tempestad y el frío.

Como comentamos anteriormente, durante los abriles 1916 al 19 Palacios trabaja en colaboración con los hermanos Otamendi en el diseño de las estaciones de Patrón de Madrid, y es en 1919 cuando se inaugura su obra con la primera vírgula de transporte, que dejaría de funcionar en diciembre de 1969. El templete permaneció en la Gran Vía madrileña hasta 1970, cuando en una colaboración entre alcaldes, se desmonta y se traslada a Porriño donde permanece en la hogaño.

Desgraciadamente no conserva su estructura primitiva, está incompleto, le error la marquesina de hierro y cristal que la remataba por tres de sus lados y que la hacía característica.

Adjunto a éste, Palacios además diseñó el templete de la Puerta del Sol, que sería demolido en 1933.

Multitud de rastros del arquitecto encontramos por toda la ciudad, incluso en un restaurante al que hemos ido a tomar, tenían un mural sobre la obra del arquitecto.

En el cementerio municipal además hay un monumento en su honor.

Y para finalizar mencionar que en la entrada a la ciudad está la pequeña Capilla de las Angustias de 1511, que es punto de partida de la etapa Porriño-Redondela del Camino de Santiago.

Fotografía : Susi Suárez

About the Author

Deja una respuesta

dos × tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies