6 claves para saber si tendrás un buen casero

Hay pocas cosas que pueden arruinar tu nuevo piso alquilado como saber demasiado tarde que tienes por casero a un ser que te hará la vida imposible. Por eso, lo mejor es prevenir. Te mostramos una serie de claves que harán que estés alerta, como por ejemplo si se muestra esquivo con preguntas importantes o preocupaciones, o si está dispuesto a aceptar la renta mensual en efectivo.

  • El casero es reticente a la hora de dar información de contacto: Si estás pensando en hacer el depósito del alquiler de la vivienda, asegúrate de que el propietario es accesible. Si sólo está dispuesto a darte la dirección de correo postal o la dirección de correo electrónico, significa que está poco dispuesto a darte mucha más información. así que asegúrate de que te facilita toda la información posible.
  • El casero es esquivo con preguntas importantes o resta importancia a cosas que sí la tienen: Es posible que tarde mucho tiempo en contestar a los emails o las llamadas, lo cual puede ser legítimo pero lo que te tiene que hacer saltar la alarma es si no responde nunca a tus preocupaciones como inquilino. Tienes derecho a saber si en la casa hay algún tipo de insecto habitualmente o cualquier otra cosa que sea vital para decidir cambiarte de casa o no. Si no consigues la información que pides, lo mejor es buscarse otro piso.
  • El apartamento está descuidado: Si el piso está poco cuidado o sin mantener, si crees que podría tener unos muebles más nuevos o podría estar más limpio, entonces no te decantes por él. El estado del inmueble refleja el interés del propietario y su falta de atención. Mejor aléjate de este piso.
  • El casero está dispuesto a aceptar pagos en efectivo o no quiero formalizar el alquiler en un contrato: No contar con el contrato de arrendamiento puede parecer a primera vista un papeleo menos pero lo cierto es que es necesario y obligatorio para evitar cualquier problema futuro y que se reconocen los derechos y obligaciones de casero e inquilino. El propietario también puede estar dispuesto a aceptar el alquiler en efectivo pero esto podría encubrir alguna actividad ilegal.
  • Los actuales inquilinos no tienen nada bueno que decir sobre el casero: Lógicamente una de las mejores herramientas para saber cómo es el casero es preguntarle a los actuales inquilinos. En líneas generales te dirán la verdad, no suelen tener ningún interés en mentirte y si sus experiencias son malas, entonces pon pies en polvorosa.
  • El contrato de alquiler parece demasiado bueno para ser verdad: Si el propietario te está ofreciendo una oferta muy buena por un piso en alquiler que debería valer mucho más, entonces significa que hay gato encerrado y que algo puede esconder.

Desde Doval ponemos toda nuestra experiencia al servicio de nuestros clientes también en el alquiler.

 

Artículo original: Mashable